Recorriendo Japón: un viaje en el presente, pasado y futuro

La tierra del sol naciente tiene una y mil sorpresas extraordinarias que contrastan irresistiblemente entre la cultura antigua y el estilo de vida del quehacer actual. Es así como la modernidad y la antigüedad se disputan la atención de aquellos que quieren visitar el país oriental, cuya monárquica y feudal historia enseña un auténtico traje que ostenta una rica cultura tradicional, en yuxtaposición con complejas tradiciones espirituales entre budismo y sintoísmo como las más comunes; y atractivos naturales, que hacen de Japón un potencial destino para complementar los intereses de los viajeros y turistas.

Un viaje organizado a Japón es un completo deleite para los sentidos de los turistas, quienes especialmente buscan una serie de atracciones, que como mencionamos anteriormente, varían entre la cultura antigua y el estilo de vida actual. Así, sin más preámbulo, estos son los lugares a los cuales alguien que ame la cultura nipona, no puede dejar de visitar ni experimentar.

 

G2J_Exoticca_Japón

Lugares de referencia histórica:

De los puntos de referencia históricos más importantes en Japón, encontramos el castillo Himeji, una obra arquitectónica que data del siglo 17 y que es conocida por sus paredes blancas. El castillo de Matsumoto es propietario de la fortaleza más antigua en todo el país nipón. También en la isla de Okinawa, se pueden vivir las ruinas de la cultura Ryukyuan, zona que fue construida en el siglo 17… y por último, en Hiroshima, es posible visitar el Monumento de la Paz, un parque conmemorativo de las víctimas que recuerda por qué es mejor vivir pacíficamente.

Emblemas de carácter religioso:

En Kyoto, que en su momento fue la capital desde el siglo 8 hasta el siglo 19, hay una cantidad especial de templos budistas importantes, como el templo de Kiyomizu y Sanjunsangendo. A lo largo de la historia de Japón, este último templo, ha sido reconocido por sus numerosas estatuas (1.001) de la diosa Kannon.

Experiencias de tradición:

Japón es el epicentro de las novedades turísticas. Una de ellas, y por mucho, bastante novedosa, es alojarse en un ryokan, un alojamiento tradicional japonés, donde las habitaciones poseen paredes plegables y esteras tradicionales hechas de paja. Un hábito cotidiano es también la ceremonia del té, un ritual entre otras cosas, altamente constituido, que se puede vivir tranquilamente, en las casas de té de todo el Japón. El sumo, deporte autóctono de Japón (1.500 años de antigüedad), es otra de las muy impresionantes demostraciones culturales de las cuales Japón ha sido embajador durante siglos.

Gastronomía:

Comedores múltiples y ávidos, son el aperitivo al escenario gastronómico de Japón. Allí, la experiencia del paladar, es la que más se intensifica con sabores e ingredientes dependientes en gran medida de la temporada. Uno de los platos más apetecidos y lujosos en el país asiático es el pez globo o conocido localmente como fugu. Así como este extraño plato, existen muchos más, que convergen en una gastronomía rica e histórica difícil de hallar en otro rincón del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *